Historia

“La Comunidad de la Orden de la Compañía de María de San Fernando, aceptó por medio de su Priora, la Madre María Luisa López Martínez de Elizalde, la propuesta del Rvdo. Padre Pascual Barraldo S.J. de dotar a la ciudad de Jerez de la Frontera, de un centro de enseñanza que garantizara la formación moral y religiosa de las niñas y jóvenes… Se fija el Padre en este Instituto por ser una Orden tan acreditada en nuestro país, que podía llenar su cometido conforme a los adelantos y exigencias de la época…El doce de junio de 1889, tomaba posesión de la Casa, previamente preparada, un grupo de ocho religiosas presididas por la Priora, la Madre María Luisa López Martínez de Elizalde.”

Así comienza el texto escrito por la M. Virtudes Pérez O.D.N. sobre de la Historia de la Fundación de Jerez.

Posteriormente en el Diario Guadalete de 26-XII-1893 leemos “Este Instituto viene dedicándose a la educación y enseñanza más completa y esmerada de todas las clases sociales, produciendo los resultados más satisfactorios”. Además con ocasión de una estadística pedida por el Arzobispo de Sevilla, sabemos que en 1901 había 24 religiosas, y respecto al número de alumnas eran 13 internas, 7 mediopensionistas y 120 externas”.

“La casa del jardín”, así denominaban a la finca que adquirieron, fue remodelándose. En 1928 se inauguraba la Iglesia, que fue construida tal y como  recomendaba nuestra fundadora, Juana de Lestonnac, se situó el centro, para que quedara la Comunidad a un lado y el Colegio al otro.

Aunque el origen de nuestro colegio se remonta 120 años atrás, el proyecto educativo, sin embargo data de 1607. El 7 de abril fue aprobada la Orden por Pablo V. Así nace esta Orden religiosa apostólica femenina dedicada a la enseñanza.

De 1889 a 2004 las religiosas permanecieron en Jerez y desde entonces, los nuevos Titulares, seglares comprometidos y convencidos del proyecto, seguimos desarrollándolo, posibilitando que la pedagogía de Juana de Lestonnac sigua viva en el colegio y en nuestra ciudad.

El edificio que alberga a al Colegio de la Compañía de María desde la llegada de la orden a Jerez de la Frontera, data del siglo XVIII. Había sido vivienda noble de D. Roberto Gordon, al cual sucedió  D. Jacobo Gordon.

Tras la familia Gordon pasó la propiedad a la familia de Ágreda. D. Diego de Agreda y Dominé dejó para la posteridad la hermosísima talla del patio principal, de dos alturas y con arcadas de yesería neonazaríes; así consta en el altorrelieve realizado en el mismo patio, que reza como sigue: “Bajo la inspección de D. Diego de Agreda dibujó y talló estos arabescos José Martínez, natural de Sevilla. Año de 1858”. Al fallecimiento de D. Diego de Agreda y Dominé heredó la casa D. José Antonio de Ágreda y Pérez de Grandallana. La residencia era conocida como “La casa del Jardín” por sus magníficos jardines y estanques.

Ésta era la situación cuando la comunidad religiosa Compañía de María, dedicada a la enseñanza, decide instalarse en Jerez .Las escrituras de compraventa, a así como las correspondientes inscripciones en el registro de la propiedad, datan del 23 de Noviembre de 1889.

Poco tiempo después de que el edificio fuese propiedad de la comunidad religiosa, y su destino el educativo, se acometió la obra que supuso la transformación más importante y significativa del inmueble: la construcción de la Iglesia.

El proyecto se debe al arquitecto D. José Estévez López, y las obras, que se prolongaron durante 35 años, fueron dirigidas por éste y por su hijo D. Rafael Estévez, colocándose la primera piedra el 25 de Diciembre de 1893.

El proyecto consiguió adaptar  un edificio concebido como construcción residencial, al nuevo uso de una importante dependencia religiosa, sin afectar la estructura de su fachada.

La pieza fundamental creada especialmente para el nuevo uso religioso es la iglesia, a la que se accede a través de un gran patio situado en segunda crujía, al que la capilla presenta  su fachada, con portal de tímpano, rosetón y espadaña.

La iglesia, de estilo neogótico, consta de una sola nave rematada en ábside; su bóveda, de crucería ojival, consta de cinco vanos, separados por arcos torales; tanto éstos como las bóvedas, de gran sencillez, parten de semicolumnas fasciculadas.

Sobre el vano de entrada se sitúa el coro alto, quedando los laterales de la nave delimitados en su parte alta por triforios o logias, rematadas con celosías caladas; los dos más cercanos al coro presentan vidrieras decoradas con escenas religiosas.

El ábside, poligonal, presenta altas vidrieras ojivales con decoración geométrica, que junto con el rosetón, permiten la iluminación natural del recinto.

En 1928, tuvo lugar la inauguración de la iglesia, una vez concluidas las obras.

En el año 1989, la congregación religiosa celebró el centenario de su implantación en Jerez de la Frontera, colocándose un azulejo conmemorativo en la fachada. El Excelentísimo Ayuntamiento de Jerez de La Frontera, con este motivo, cambió el nombre de la calle, “Collantes” por el de calle Compañía de María, en reconocimiento a la labor desarrollada por la congregación religiosa durante 100 años de labor educativa en nuestra ciudad.

Desde el año 2004 el Colegio cuenta con la Certificación ISO 9001:2008.